Cómo actuar ante cargos no autorizados en la cuenta o tarjeta bancaria

¿Cuántas veces nos habrá pasado que al revisar los movimientos de las cuentas bancarias descubrimos un cargo con el que no estamos conformes? En este post te contamos qué hacer ante cargos no autorizados en tu cuenta bancaria o tu tarjeta.

En la mayoría de los casos son servicios que si bien un día tuvimos dados de alta, a día de hoy creíamos haberlos cancelado o bien suscripciones aparentemente gratuitas que llegado un tiempo dejan de serlo o en las que pasamos de abonar una cuota a otra muy superior.

¿Qué hacer cuando detectamos cargos no autorizados en nuestra cuenta o tarjeta?

En estas ocasiones lo primero que hay que hacer es analizar la letra pequeña de los servicios contratados, ya que una devolución injustificada de un recibo podría dar lugar a que nos incluyeran en listas de morosos tipo ASNEF, RAI o CIRBE, de las que luego resulta muy difícil salir. Incluso podrían demandarnos por incumplimiento de contrato y por haber incurrido en impagos.

Si una vez comprobado esto, efectivamente confirmamos que no procede dicho adeudo, deberemos comunicarlo a la entidad bancaria para que proceda a la devolución de dichos recibos, restituyéndonos esas cuantías. Así mismo debemos dar instrucciones al banco para que no atienda a más adeudos de esa compañía. Para ello deberemos tener en cuenta que el plazo para solicitarlo es de dos meses desde que se produce el adeudo y que la entidad bancaria procederá al abono no más tarde de 10 días hábiles, salvo que no se muestre conforme, en cuyo caso nos dará una respuesta indicando las vías posibles de reclamación. 

En otras ocasiones los cargos simplemente se deben a la emisión de facturas duplicadas, por lo que la simple comunicación al emisor será suficiente para que proceda a la devolución del importe cobrado de más. 

Por otro lado existen los cargos no autorizados realizados en la cuenta bancaria o tarjeta, motivados por el extravío, sustracción, apropiación indebida o utilización no autorizada de instrumentos de pago o credenciales de seguridad.

En estos casos, además de poner una denuncia cuando proceda, deberemos ponerlo en conocimiento de la entidad bancaria a la mayor brevedad posible. Aquí sí que podríamos decir “el tiempo es oro”, ya que una vez que notifiquemos esta situación irregular la entidad bancaria responderá por cualquier cargo efectuado, salvo que exista fraude o negligencia respecto de la custodia del instrumento de pago y credenciales de seguridad.

En ese caso hay que tener en cuenta que las entidades bancarias disponen de mecanismos para hacer esta comunicación de forma inmediata desde que se notifica esta irregularidad, ya sea a través de banca telefónica, app, página web, etc.

En aquellos casos en los que descubrimos esta situación cuando ya se ha efectuado el cargo, se entrará a valorar nuestra negligencia, posible actuación fraudulenta o incumplimiento deliberado de nuestras obligaciones, sobre todo respecto de las claves de acceso y seguridad, de forma que si se deduce que no ha habido la observancia debida, el banco no nos devolverá esos importes.

En los casos en que el usuario no hubiese tenido posibilidad en términos objetivos, de detectar la pérdida, sustracción o apropiación indebida antes del pago, el usuario solo deberá soportar en su caso un importe máximo de 50 € y si el cargo se hizo únicamente utilizando los datos impresos en el instrumento de pago y se comunica inmediatamente a su conocimiento, en principio nos devolverán todo.

El plazo para reclamar la devolución será de 13 meses y deberemos iniciar el procedimiento comunicándolo al servicio de atención al cliente de la entidad bancaria a la mayor brevedad posible, quien deberá darnos una respuesta motivada en un plazo máximo de un mes. 

Si la entidad se niega elevaremos la reclamación ante el Banco de España, quien emitirá una respuesta motivada si bien, no tiene carácter vinculante para ninguna de las partes. Si, aún así, el banco no procede a la devolución, deberemos buscar una solución judicial.

Por último y como recomendación, en estos casos lo mejor es no dejar de revisar nuestro seguro de hogar, en muchos casos incluye coberturas para el robo y uso fraudulento de tarjetas, por lo que es importante tenerlo en cuenta.

Regalos y comidas de Navidad, ¿Es deducible el IVA y el gasto?

Se aproximan las fiestas navideñas y en estas fechas no hay que olvidarse de aquellas personas que hacen crecer su negocio cada día. Para intentar fidelizar a sus clientes, estrechar lazos con sus proveedores e implicar a su personal, quizás esté pensando en organizar la comida de empresa, regalar a sus empleados una cesta de Navidad o entregar algún obsequio a clientes y proveedores. En este post te contamos si se pueden deducir tanto el IVA como los gastos de los regalos y comidas de Navidad.

¿Qué consecuencias fiscales tienen los regalos y las cenas navideñas de empresa?

A continuación, analizamos las implicaciones fiscales de estas atenciones, que en general se rigen por cuatro principios:

  1. La condición para la deducibilidad del gasto es que esta atención forme parte de los usos y costumbres de la empresa. 
  2. Es necesario que se cumplan los requisitos de inscripción contable, devengo, correlación entre ingresos y gastos y justificación documental.
  3. Existe un límite en el importe de la deducción de gastos en atenciones a clientes, que es del 1% del importe neto de la cifra de negocios en ese ejercicio.
  4. En cuanto al IVA, no serán deducibles, en ninguna proporción, las cuotas soportadas por bienes o servicios destinados a las atenciones a clientes, asalariados o a terceras personas, salvo excepciones.

Profundizamos en las distintas opciones:

  1. Si ha decidido celebrar una comida de Navidad con sus empleados, tenga en cuenta que el gasto solo será deducible si esta comida es costumbre de la empresa. Deberá contar con la factura correspondiente, que necesariamente estará correctamente registrada en la contabilidad. En cambio, el IVA soportado en la factura de la cena no se lo podrá deducir en ningún caso.
  2. Ante la elección de obsequiar a su personal con una cesta de Navidad:
    1. Sepa que la entrega de la cesta de Navidad a los empleados, supone una retribución en especie, que ha de quedar reflejada en la nómina y por la que se debe realizar el ingreso a cuenta correspondiente de IRPF. Además, el importe de la cesta de Navidad debe incluirse en la base de cotización del trabajador.
    2. Para que se considere que la adquisición de las cestas es un gasto deducible de su negocio, debe responder a los usos y costumbres de la compañía, es decir, que se venga realizando con asiduidad. Deberá contar con una factura correctamente emitida y contabilizada.
    3. En cuanto al IVA, no se podrá deducir este impuesto de la factura de adquisición de las cestas, y la entrega de las mismas no estará sujeta a IVA, salvo que la misma esté compuesta por los mismos productos que comercializa habitualmente, en cuyo caso el IVA de la adquisición será deducible, y la entrega de la cesta sí estará sujeta a IVA, por lo que deberá repercutir el impuesto a los destinatarios de la cesta.
  3. La entrega de regalos a clientes y proveedores, se rige por las siguientes particularidades:

Con respecto a este tributo, la ley indica como no deducible el IVA soportado en la adquisición de bienes o servicios destinados a atenciones a clientes, asalariados o terceras personas, a excepción de:

  • Muestras gratuitas y objetos publicitarios de escaso valor (200 euros por destinatario al año).
  • Bienes destinados al tráfico mercantil de la empresa, que posteriormente se destinan a atenciones, es decir, los productos que habitualmente comercializa.

Por lo tanto, solo en estos dos casos se podrá deducir el IVA de la compra de aquellos productos que va a destinar a la atención a sus clientes o proveedores.

Si, por el contrario, adquiere algún detalle ex profeso para regalar a clientes y proveedores, no será deducible el IVA de esa adquisición, ni tampoco se devengará el IVA en la entrega.

Solo si el regalo consiste en productos que la empresa comercializa, la entrega de los mismos está sujeta a IVA, por lo que se repercutirá el impuesto en dichas entregas.

En cuanto a la deducibilidad del gasto en atenciones a clientes, existe la limitación del 1% del importe neto de la cifra de negocios del ejercicio.

Por lo tanto, la deducción de los gastos en atenciones con su personal dependerá de si responde o no a los usos y costumbres de la empresa, de modo que, si habitualmente se realiza cena de empresa, o se entrega una cesta de navidad, el gasto será deducible. En cambio, y por lo general, el IVA de estas atenciones no será deducible.

En cuanto a los regalos a sus clientes y proveedores, para considerar el gasto como deducible ha de respetarse el límite del 1% del importe neto de la cifra de negocios, y salvo excepciones, el IVA no será deducible.

Claves a la hora de entrevistar a un candidato

Cuando hacemos selección de personal no deberíamos buscar los mejores candidatos, sino los más idóneos. En la entrevista deberías obtener datos sobre la adecuación “persona / puesto / cultura” para minimizar riesgos de alta rotación y baja productividad y costes de contratación, de desvinculación, de tiempo y de energía en procesos de integración fallidos. En este artículo te contamos cuál es la mejor manera de entrevistar a un candidato.

3 Claves para entrevistar a un candidato

A la hora de llevar a cabo la entrevista a un candidato para una vacante en nuestra empresa hay tres pilares sobre los que explorar:

  • Adecuación y cumplimiento de requisitos: Hay candidatos que maquillan su curriculum o son ambiguos (con idiomas, formación, fechas, herramientas…). Haz preguntas que te permitan profundizar en ello y despejar tus dudas. Por ejemplo, comprueba el dominio de un idioma haciendo una pregunta en el mismo sin demasiado aviso y analiza si el candidato es capaz de responder sin problema y con fluidez.
  • Adecuación a la cultura y valores: haz preguntas que impliquen respuestas de opinión o valoración, p.ej ¿cómo era la relación con tu anterior jefe? ¿qué opinas de tu anterior empresa? ¿cómo y por qué se produjo tu salida? Provocan posicionarse y son efectivas para detectar candidatos conflictivos. Suele resultar muy revelador solicitar referencias sobre experiencias anteriores.
  • Nivel real de motivación por la empresa y el puesto: hay candidatos que no tienen madura la decisión de cambio y participan en los procesos sólo para tomarle el pulso al mercado laboral. Preguntas como ¿Por qué quieres cambiar? ¿Por qué te interesa nuestra empresa? ¿Qué es lo que más te atrae de trabajar aquí? permiten valorar su motivación. Un candidato interesado, probablemente articule una respuesta en la que constatar que ha buscado información, ha visitado la web… Tiene un esquema mental claro de las funciones y responsabilidades del puesto y las conecta con mucho sentido y claridad con cómo puede aportar valor con su desempeño. 

En general, el candidato adecuado confía en sí mismo y en sus posibilidades, tiene recursos para enfrentar todas las preguntas con soltura, aborda las entrevistas con interés, seguridad y sinceridad (no hay un motivo de descarte más contundente que la detección de mentiras), sin rodeos ni ambigüedades (contestado de manera directa a lo que se pregunta), consiguiendo conectar con el entrevistador y generando un ritmo fluido y un clima positivo. Aunque la última palabra con respecto a las incorporaciones la tienes tú como empresario, lo ideal para minimizar los riesgos en tu toma de decisión es externalizar las fases de búsqueda y evaluación con consultores externos especialistas en atracción de talento como los de CE Consulting Empresarial.