Si te toca el Gordo o el Niño, ¿cuánto se queda Hacienda?

Llegan las fiestas de Navidad, y con ellas, una de las tradiciones españolas más populares… ¡el sorteo de la Lotería de Navidad!

¿Y si te cae a ti? ¿Qué tienes que saber?

Pues que esta lotería está sometida a un gravamen especial fijo del 20%, que tendrás que pagar por la parte de ganancia que supere al mínimo exento de 20.000 euros.

Para la lotería del Niño, como ya estaremos en 2020, el mínimo exento subirá hasta los 40.000 euros.

Ten en cuenta que ya cobrarás el dinero descontado este impuesto del 20%, ya que la entidad pagadora, por lo general las entidades financieras, están obligadas a identificar al ganador del premio y a practicar la retención correspondiente.

¿Pero y si compartes décimos de lotería con familiares, compañeros de trabajo o amigos?

En estos casos de titularidad compartida, en los que el premio se reparte entre todos los participantes, la cantidad exentatambién deberá repartirse entre todos los beneficiarios en proporción a su porcentaje de participación. Además, deberían estar presentes al entregar el décimo todas las personas que lo han compartido para que se pueda identificar claramente a los ganadores frente al banco y Hacienda.

Y es que, si solo una persona recibe el cobro, y después ésta lo reparte a los demás, Hacienda entendería que hay un solo ganador y que éste realiza donaciones posteriores (no exentas de tributación) a los demás.

¿Qué es un seguro de mascotas?

El seguro de mascotas es un tipo de póliza que ofrece cobertura a nuestros animales de compañía ante cualquier riesgo.

Para qué sirve un seguro de mascotas

Los animales de compañía que conviven con nosotros se convierten en una parte muy importante de la familia y que de pronto desaparezcan por cualquier motivo puede ponernos en una situación en la que no sepamos cómo actuar. Si tienes una póliza destinada al animal puedes plantearte:

Si tienes un seguro para mascotas y de pronto el animal desaparece (porque se haya perdido o porque sospechemos que lo han podido robar) debemos ponernos en contacto con la compañía, además de revisar las coberturas generales y particulares de la póliza, para que nos confirmen a qué tenemos derecho.

Es importante que denuncies el robo o extravío ante la autoridad competente para que quede constancia del hecho y que contactes con las protectoras de animales y con la perrera (en caso de que tu mascota sea un perro) por si han localizado al animal y está bajo su custodia. Además, es posible que la aseguradora te solicite una copia de la denuncia para comenzar con los trámites indemnizatorios. 

Si la póliza que tenemos contratada cubre la desaparición de nuestro animal de compañía, la aseguradora puede llegar a hacerse cargo de los gastos originados por la búsqueda, entre otros, la inserción de anuncios en prensa o en radio. Por otra parte, en caso de que se demuestre el robo del animal, el dueño recibirá una indemnización según los límites establecidos en la póliza. 

En este sentido, para facilitar la búsqueda del animal es muy importante que éste esté bien identificado. La forma más efectiva es a través de un microchip que se inserta en el animal, el cual contiene tus datos y los de tu mascota para que puedan contactar contigo si lo encuentran. 

Es importante estudiar el resto de coberturas que incluyen este tipo de pólizas, como los gastos veterinarios por los accidentes que pueda sufrir tu mascota o una indemnización en el caso de que se produzca la  muerte del animal en el mismo, así como los gastos de defensa jurídica originados por procesos en los que intervengas como propietario del animal.

Tipos de mascotas

  • Seguro para gatos y perros. Es el más frecuente y cubre gastos como operaciones, robo o daños a terceros.
  • Seguro para caballos. Se encarga de proteger al caballo sea cual sea su actividad. No todas las aseguradoras lo comercializan.
  • Seguro para animales exóticos. Algunas compañías ofrecen seguros para algunas de estas especies menos comunes.

Coberturas de los seguros de mascotas

  • Responsabilidad civil. Cubre la responsabilidad civil del propietario por los daños materiales y personales que ocasione a terceros su animal de compañía, hasta el límite establecido que aparezca en póliza. En general, éste se sitúa entre los 60.000 y los 300.000 euros e incluye tanto la RC del propietario como la de su poseedor ocasional.
  • Defensa jurídica. Garantiza la defensa jurídica y las fianzas ante denuncias o juicios en los que intervenga el asegurado en calidad de propietario del animal. 
  • Accidente o enfermedad. Asistencia veterinaria y los gastos de asistencia veterinaria necesaria, como las consultas, medicación, pruebas diagnósticas o intervenciones quirúrgicas, entre otros. Y gastos derivados en caso de fallecimiento de la mascota.
  • Daños al animal (accidentes, robo y extravío). En caso de accidente del animal, se garantiza una indemnización por el valor de animal en caso de muerte. Además, se ofrece una indemnización por el mismo valor en caso de robo. Cuando la mascota se pierde, muchas compañías incluyen en la póliza la posibilidad de ayudarte a buscarla, incluyendo gastos de hospedaje y localización. También se incluye el reembolso de los gastos de inserción de anuncios en prensa o radio en caso de extravío.
  • Estancia en residencia canina por hospitalización del asegurado. Incluye el reembolso de los gastos de la estancia de su perro o gato en una residencia o en caso de hospitalización del propietario.
  • Sacrificio necesario y eliminación del cadáver. Cubre los gastos de sacrificio y eliminación del cadáver por accidente, vejez o enfermedad. 

Consultorio telefónico Ofrece información telefónica sobre residencias caninas, hoteles que admiten animales, sociedades protectoras, centros de adiestramiento, criadores, celebración de exposiciones y concursos y todo aquello relacionado con la mascota. Incluye consultas veterinarias sobre manejo, alimentación o vacunaciones, entre otros. En este sentido, se ofrece una relación de hospitales y clínicas veterinarias colaboradoras de las compañías aseguradoras, así como la posibilidad de acceder a centros de libre elección con el correspondiente reembolso de los gastos, según los límites establecidos en la póliza.

Control del registro de la jornada

Como ya os hemos ido informando, desde el pasado mes de marzo, es obligatorio el registro de la jornada de vuestros trabajadores, y ahora que ya está finalizando el año, es importante que comprobéis si vuestros trabajadores han realizado horas extra, porque en el caso de que hayan hecho horas extra y no se les hayan pagado, tendríais que compensar dichas horas extra por descanso retribuido antes de finalizar el año natural. Este descanso, deberá quedar correctamente registrado, ya que la Inspección de Trabajo podrá reclamar y sancionar las horas trabajadas de más. Por eso, os recordamos que la Inspección de Trabajo podrá:

  • Interponer sanciones por incumplimiento de jornada.
  • Sancionar por ausencia o incorrecta implementación del registro.

¿Cuánto tiempo debe conservarse el registro de la jornada?

El registro de la jornada debe conservarse durante un periodo mínimo de 4 años y debe permanecer físicamente en cada centro de trabajo o ser accesible desde el mismo de manera inmediata para los trabajadores, representantes legales e Inspección de Trabajo.

Si necesitas más información sobre el registro de la jornada o asesoramiento sobre cómo implantarlo en tu empresa, en CE Consulting podemos ayudarte. ¡Consúltanos!